Entrevista a Serafín Giraldo, el Inspector de Policía más mediático

Serafín Giraldo es, probablemente, el Inspector de Policía más mediático del globo terráqueo. Porque no se casa con nadie y quiere informar (tanto como le es posible), cuentan asiduamente con él RTVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta, Trece… y un número importante de programas internacionales. Basta con buscarlo en la red para ver la magnitud de su trabajo como divulgador de la perspectiva policial sobre múltiples asuntos. Además, cuenta con su propio diario online, el h50 (que os animo a seguir también) y escribe libros de forma incansable.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, está doctorando en Formación de Área Jurídica por la Universidad de Valladolid. Es profesor en la Escuela Nacional de Policía, entre otros centros docentes, y conferenciante en la Universidad Miguel de Cervantes, la Universidad Cisneros y en el Colegio de Abogados de Madrid. Además, es autor habitual en La Razón, La Gaceta y en la revista Policía.

Por todo ello, me parecía un verdadero lujo entrevistarle y, con paciencia, lo he conseguido. Son muchas preguntas y él anda muy justo de tiempo, pero hemos podido fraguarla. Así que os recomiendo que, con un café y un buen rato de atención, disfrutéis de esta interesante, a mi ver, entrevista.


Serafín, ¿os sentisteis desamparados durante la gestión de la pandemia? ¿Son las fiestas ilegales, aún, un problema para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?

Es cierto que sí, en un primer momento, sufrimos el caos que sufrió toda la población. Hubo policías contagiados e incluso algún compañero llegó a fallecer como consecuencia de la pandemia). Debimos exigir a la Administración una mejor respuesta, más inmediata y eficaz. En un primer momento, no estuvieron a la altura de las circunstancias ni con la policía ni con la población. Pero sí es cierto que, posteriormente, la Administración se organizó mejor y llegaron las vacunas, así como el material que necesitábamos. Por tanto, la crítica que se puede hacer es que llegaron las cosas tarde, que no hubo una respuesta directa, ni eficaz ni inmediata.

En relación a las fiestas ilegales, fueron y siguen siendo un problema. Sobre todo, el descontrol en los botellones. Pero hay que incidir en que no conviene ni se debe criminalizar a los jóvenes que realizan botellón porque todos, en algún momento, hemos realizado botellón; es algo que se hacía antes y después de la pandemia (en la pandemia incluso llegó a esconderse en pisos). Eso sí: hay que perseguir a los delincuentes que participen en ellos, pues hay grupos organizados que participan en los botellones y que, de alguna manera, están cometiendo delitos entre esa congregación de gente. Hay que buscar el equilibrio, en definitiva, entre lo que viene a ser algo lógico en los jóvenes, que es salir de fiesta. Y hay que buscarlo con los destrozos y con la suciedad que causan. Pero, sobre todo, hay que evitar que se cometan delitos y detener a los delincuentes. Los propios jóvenes deben también poner de su parte para ayudar a buscar este equilibrio.

Serafín Giraldo en Telecinco
Serafín Giraldo en Telecinco

¿Se deberían evitar las manifestaciones que puedan incurrir en grandes perjuicios derivados de la violencia ciudadana?

El derecho de concentración, de reunión, de manifestación es un derecho que está regulado en una ley orgánica del año ’83. En España es un derecho y así es como debe ser. Es un derecho casi absoluto. Sencillamente, con un comunicado tanto de las concentraciones como de las manifestaciones es suficiente para poder realizarlas. Por tanto, como digo, es un derecho casi absoluto. La Administración está obligada a garantizar ese derecho a manifestarse y solo puede prohibirlas por razones fundadas de orden público. Es decir, cuando existan razones más que fundadas de que se van a causar desórdenes públicos. Por lo que entiendo que esta ley (además es una ley que ya tiene sus años) conjuga perfectamente la libertad con la seguridad. Sin embargo,… ¿cuál ha sido el problema? Los abusos que se han cometido en esta ley tan absoluta, en esta ley tan perfecta (por decirlo de alguna manera); los abusos en manifestaciones que se han convertido en algo violento, en algo habitual, en violencia habitual dentro de las manifestaciones para buscar repercusión mediática. Es un problemas que los violentos busquen esas manifestaciones para conseguir repercusión mediática porque no saben reivindicar las cosas de otra forma (lo hemos visto en Cataluña). En definitiva, el derecho de concentración, de manifestación, de reunión en España entiendo que está perfectamente regulado y el problema son los abusos de los violentos dentro de él.

El derecho de concentración, de manifestación, de reunión en España entiendo que está perfectamente regulado y el problema son los abusos de los violentos dentro de él.

Serafín Giraldo

¿Sería criticada, por ende, la Policía Nacional por la archimencionada ley mordaza?

En relación a la ley orgánica de protección y seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza, vamos a tratar unos puntos:

  • En primer lugar, y por donde debemos empezar, es que se trata ese nombre, el sobrenombre de ley mordaza, de una manipulación social a unos niveles increíbles. Esta ley no regula, reitero, no regula el derecho de concentración ni el derecho a manifestarse. Ese derecho, en España, está regulado de forma casi absoluta, es decir, con total libertad, en una ley orgánica del ’83. Como ya decía con anterioridad, en España, está regulado de forma casi absoluta y tiene muy pocos límites.
  • En segundo lugar, es una ley muy corta: apenas tiene 54 artículos que regulan la seguridad ciudadana de todo un país.
  • En tercer lugar, ha sido muy muy empleada en la pandemia. Y, ahora mismo, se emplea para tratar de prevenir el botellón. Por tanto, es una ley que ha resultado muy útil, muy eficaz.
  • A penas cambia la ley del año ’92, muy poco. Por tanto, es una absoluta manipulación de quienes, en su momento, la criticaron y ahora no la modifican porque, si bien es cierto que pueda tener alguna imperfección, en su esencia es una ley democrática como así lo ha dicho el Tribunal Constitucional y es una ley que se ajusta a los parámetros constitucionales, de modo que se pueden modificar ciertos aspectos.

Esta ley es el mayor ejemplo de manipulación colectiva que ha existido en un país al bautizarla como ley mordaza.

Serafín Giraldo en Onda Madrid
Serafín Giraldo en Onda Madrid

¿Cómo podemos ayudar los ciudadanos a resolver cuestiones ligadas a la ciberseguridad? En relación a la ciberseguridad, ahora mismo son los delitos que están imperando. Tenemos dos vidas: hay una vida social y una vida informática, a través de las RRSS, a través de Internet. Y, cada vez más, nuestra vida se circunscribe más a este último ámbito y allí han aparecido y han ido proliferando delitos que, incluso a nivel estadístico, están superando a los delitos comunes. Pues bien, hay dos formas de prevenir los delitos cibernéticos: la primera es con la formación y la segunda es con la prevención. La formación es una tarea institucional, a través de cursos, de seminarios, de conferencias se debería formar a la sociedad para prevenir este tipo de delitos tan graves en muchos casos. Hay temas muy desagradables y auténticas aberraciones que se producen a través de Internet, como la distribución de fotos de pornografía infantil. Es una labor institucional que no se está produciendo. En cuanto a la prevención, la Policía Nacional, por su parte, tiene un grupo de especialistas en ciberseguridad. Es un grupo de élite dentro del cuerpo de la Policía Nacional (y lo mismo en la Guardia Civil y en el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado) quienes se van modernizando paulatinamente y lo están consiguiendo y haciendo muy bien.

Serafín Giraldo en Al Rojo Vivo, en La Sexta

¿Es la propiedad privada un derecho mancillado? ¿Cómo se puede evitar que nos invadan okupas y qué puede hacer la Policía Nacional al respecto? ¿Son los desahucios un tema delicado en el cuerpo?

La propiedad privada no es que esté protegida o poco protegida en España. A mí me parecen poco correctas las penas que se establecen para el hurto, para robo y robo violento. Yo creo que el problema principal es la reincidencia porque cuando los delincuentes se convierten en profesionales que atacan esa propiedad privada nos encontramos con el verdadero problema. No se trata de cambiar las penas, se trata de atacar, de combatir, de prevenir y de castigar a los reincidentes, a los profesionales.

Y con la ocupación pasa algo parecido: se ha convertido de un problema policial en un problema social. Han aparecido esos profesionales, esas mafias que abusan de la lentitud del sistema judicial español en devolver una propiedad a su legítimo dueño. La solución sería muy fácil a través de medidas cautelares, como pasa en otros delitos: que devuelvan la propiedad a quien tenga papeles, a quien presente documentación. Y, así, por ejemplo, evitamos fraudes y alquileres sin documentación y… protegemos al propietario, el cual, lo único que tendría que hacer, en caso de un problema okupa, sería ir al Registro de la Propiedad (que para eso existe), solicitar su documentación, presentársela al juez y que echen a ese/os okupa/s. Pero esto parece que no interesa políticamente, parece que una solución tan sencilla, tan fácil, no interesa. Quizás porque políticamente no existan soluciones para el problema de la vivienda, pero el abuso se está cometiendo por parte de esas mafias y esos delincuentes profesionales…

Serafín Giraldo en Ya es mediodía
Serafín Giraldo en Ya es mediodía

¿Se buscan analistas informáticos para la policía o son los propios policías en ejercicio los que se especializan en cuestiones como el criptoanálisis, el phishing, etc.?

Existen verdaderos mitos dentro, y yo los leo en diferentes foros y demás, de que la policía busca y necesita analistas, criminólogos… Y no. La policía ya tiene sus propios analistas, sus propios especialistas y la policía se nutre de ellos y de la propia formación que nos traen mediante cursos de especialización. Existe el CAEP, un organismo de formación dentro de la misma policía, que es el Centro de Actualización y Especialización, que se dedica precisamente a formar policías en diversas especialidades. Por tanto, la policía forma a los propios policías. Hay que evitar esos mitos de que la policía recurre a otros entes, otras organizaciones u otras personas. Es cierto que, puntualmente (y, repito, puntualmente) pueda haber pasado, pero desde luego, para nada, es la regla general.

¿Debería cobrar lo mismo un policía que trabaje en aduanas, que uno que trabaje en seguridad en fronteras o en narcotráfico (de a pie) o un especialista que un policía que trabaje en ámbitos más acomodados?

Es que los policías no cobran lo mismo. Dependiendo del lugar donde estén los policías, de su destino, tienen diferentes sueldos porque hay un complemento específico de destino, por lo que ya está establecido que determinados destinos tengan una mayor dotación económica para los policías que ocupan esos destinos. Que… ¿haya que revisarlos? Pues es algo que, ahora mismo, no tengo opinión sobre ello pero, desde luego, en la policía existen diferentes especialidades y destinos y existen complementos específicos para retribuir a esas especialidades. Que estén mejor o peor pagados o mejor o peor valorados… no puedo entrar yo a valorarlo.

Inmigración ilegal: ¿Crees que se podría gestionar de un modo diferente al actual, una vez ya en nuestro territorio?

Con la inmigración ilegal es muy fácil hablar de soluciones, pero muy difícil llevarlas a cabo. El aspecto humanitario de acogida de personas que realmente lo necesitan choca, a veces, con problemas de seguridad nacional y con la propia identificación de las propias personas que están desplazadas a otro país. Y me parece algo legítimo, por parte de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que necesitemos, al menos, saber quién entra en nuestro país; tener una relación de las personas que viven aquí: igual que cualquier ciudadano que desarrolla sus derechos en España, lo lógico sería conocer a todos los que entran en nuestro país.

Serafín Giraldo en Cuarto Milenio

Hay muchísima hipocresía con respecto a la inmigración y cualquier contertulio o persona te puede dar mil soluciones. Pero, vuelvo a reincidir: el problema es llevarlas a cabo y tratar de equilibrar esa necesidad humanitaria con esa necesidad de seguridad que tiene un propio país. Y hablo, por ejemplo, de inmigrantes que puedan entrar con ideas yihadistas. Por eso es tan necesario contar con un control de las personas que entran en nuestro territorio nacional.

Lo que puedo decir (porque avanzar o decir algo más no me corresponde) es que entiendo las crisis humanitarias, entiendo a las personas que tratan de buscar una mejor vida, pero que, como policía, me plantea problemas de identificación cuando se producen avalanchas en masa.

¿Consideras que, como se piensa, es defectuosa la relación entre els Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza y el resto de cuerpos de seguridad autonómicas con respecto a las nacionales y locales? ¿Cómo se relacionan los diferentes Cuerpos de Seguridad del Estado?

Con la Ertzaintza pasó y con los Mossos d’Esquadra está pasando. Existe un interés político en controlarlos, sobre todo por parte del independentismo, puesto que desea tener su policía. Pero, no olvidemos que los Mossos son la policía de todos. Este sábado, sin ir más lejos, hay una manifestación de los Mossos d’Esquadra con la que quieren pedir una mayor dignidad y un mayor respeto. En definitiva, lo que piden es una mayor independencia, desde mi punto de vista, del poder político.

Existen órganos de coordinación, que deberían activarse, entre la Policía Nacional, los Mossos y la Ertzaintza. Órganos que ya se han usado en diferentes ocasiones y que están ahí, están presentes, para tratar de coordinar las diferentes acciones policiales en diferentes ámbitos. Funcionan bien mientras los políticos no metan la zarpa donde no les corresponde. Tanto los Mossos, como la Ertzaintza, como la Policía Nacional, como la Guardia Civil sabemos trabajar. Lo único que tenemos que pedir es que los políticos, sobre todo los políticos radicales e independentistas, no entren ni metan su zarpa en los Mossos d’Esquadra o en la Ertzaintza.

Tanto los Mossos, como la Ertzaintza, como la Policía Nacional, como la Guardia Civil sabemos trabajar. Lo único que tenemos que pedir es que los políticos, sobre todo los políticos radicales e independentistas, no entren ni metan su zarpa en los Mossos d’Esquadra o en la Ertzaintza.

Serafín Giraldo

¿Consideras conveniente la legalización de la prostitución? ¿Evolucionaríamos hacia un estado de control más optimizado y justo?

La prostitución es y ha sido una de las mayores hipocresías que existen y que, a nivel político, no se desea afrontar. Penalmente, la prostitución no está prohibida. Por tanto, la prostitución es libre en España. Es curioso, pero el ejercicio de la prostitución es libre. Sin embargo, sí hay castigo penal, si que recoge el código penal cuando esa prostitución es coactiva, cuando es determinada por alguien, cuando existe un abuso sobre la persona que se prostituye, sea hombre o sea mujer. En definitiva es una hipocresía, una hipocresía social que los políticos no desean afrontar. Y ya va siendo hora de que algún político legalice la prostitución, o la regule de alguna manera, y así lo solicitan algunas asociaciones de personas que se dedican al ejercicio de la prostitución. Asimismo, va siendo hora de que exista algún consenso social sobre la prostitución, que sea la sociedad la que decida (no solo los políticos). A los políticos les cuesta afrontarla por la hipocresía que rodea a la prostitución.

Ya va siendo hora de que algún político legalice la prostitución, o la regule de alguna manera.

Serafín Giraldo

De conseguirse cargar a los promotores de eventos privados una tasa por cada miembro de las FFCCSE que participe como seguridad privada, ¿debería reflejarse la gestión de ese cargo en algún lugar público?

Evidentemente sí: hay eventos privados, como puede ser un partido de fútbol, en el que una Sociedad Anónima o una Sociedad Limitada consume algo que es de todos como es la seguridad pública. Ese consumo de la seguridad pública debería pagarse con una tasa. Yo no digo a la policía (por favor… ¡faltaría más!), pero sí al Estado porque esos policías que se dedican a cubrir esos eventos (como es su función, porque hay una ley de espectáculos públicos que así lo establece y, además, somos los únicos que tenemos la capacidad para garantizar la seguridad de ese tipo de espectáculos). En grandes eventos, en reuniones de hasta 100.000 personas, existe una ley que nos obliga a garantizar esa seguridad: eso está perfectamente regulado, pero existe un detrimento, en ese momento, de particulares que están siendo privados de policías que deberían poder estar a su disposición.

Ese tipo de espectáculos en los que se cobran taquillas privadas, en los que existe un beneficio privado y que consumen muchísima seguridad pública que, en ese momento, no está en otras seguridades o en otras funciones, sí que deberían tener una tasa estatal por el consumo de esa seguridad pública. ¿Y cuál sería el límite de decisión de imposición de una tasa así? Pues el beneficio porque, evidentemente, hay mítines políticos que no tienen un beneficio porque responden a una campaña electoral (por poner un ejemplo) en un espacio público. La diferencia estaría entre lo público y lo privado en cuanto al consumo de seguridad pública. Es decir, está en el cobro, en el beneficio. Debería, efectivamente, de existir esa tasa igual que cuando se consume agua o la retirada de basuras (que pagas una tasa al municipio que te garantiza sus servicios).

Ese tipo de espectáculos en los que se cobran taquillas privadas, en los que existe un beneficio privado y que consumen muchísima seguridad pública que, en ese momento, no está en otras seguridades o en otras funciones, sí que deberían tener una tasa estatal por el consumo de esa seguridad pública

Serafín Giraldo

En definitiva, los servicios públicos se pagan con los impuestos de todos los ciudadanos y, en los eventos privados con entradas y grandes beneficios, se “consume” ese servicio pagado por todos. Lo lógico sería la imposición de una tasa u otro tipo de impuesto para pagar ese servicio de todos del que se sirven compañías privadas.

A lo largo de vuestra historia, ¿en qué momento consideras que se han dado saltos importantes en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad?

La modernidad de la policía se alcanzó con la ley orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado del año ’86. No hay una fecha exacta pero sí que hay un antes y un después respecto a nuestra evolución y modernidad que es ese año: 1986. Nuestra ley orgánica supuso un antes y un después en cuanto a la contención policial como una policía moderna, dedicada a la sociedad, como una policía de servicios. Y a partir de ahí, la policía está en continua evolución y formación. Ahora mismo, en delitos de ciberseguridad, con nuevas bases de datos…

En la policía hay un altísimo nivel de enseñanza comparable con las universidades, tanto en Ávila como en el CAEP, ambas comparables a un nivel de licenciatura universitaria.

¿Echas en falta que el pueblo conozca más sobre legislación?

En determinados momentos, lo que echo en falta es que las instituciones salgan a aclarar cuestiones ligadas a la manipulación que se lleve a cabo con la sociedad, con el pueblo. Porque ha sido manipulado, por ejemplo, en la ya mencionada ley mordaza. Con los años, se ha demostrado y no han salido a hacer los comunicados pertinentes. De hecho, yo escribí un libro sobre este tema por la indignación que me provocaba.

¿Estamos mancos en protocolos de actuación en casos de violencia sexual?

Ya existen protocolos de actuación en casos de violencia sexual. Existen protocolos de protección y ayuda a las víctimas y protocolos policiales para trabajar contra los delitos de índole sexual. Y el problema no son los protocolos o su falta de existencia sino que se cumplan, sobre todo los de ayuda y atención a esas víctimas que sufren ese tipo de violencia sexual. Muchas veces hay que llevar esa escritura que está bien hecha, bien escrita en forma de protocolos, a la realidad. Y, en muchas ocasiones, faltan medios. Por lo que, más que protocolos, lo que se necesitan son medios, son recursos para ayudar a las víctimas. Pero no solo de violencia sexual, sino de todo tipo de delitos. Violencia de género, sexual, de terrorismo… a veces ocurre que faltan medios y recursos que lleguen directamente a las víctimas.

Ya existen protocolos de actuación en casos de violencia sexual. Existen protocolos de protección y ayuda a las víctimas y protocolos policiales para trabajar contra los delitos de índole sexual. Y el problema no son los protocolos o su falta de existencia sino que se cumplan

Serafín Giraldo

¿Nos faltan cámaras de control en el metro y zonas públicas? ¿Cómo se sienten cuando los asaltantes son reincidentes? ¿Hay que ajustar el monto a robar para que se pueda encarcelar a ladrones habituales en calles, metros, etc.?

Hoy en día, preguntar si faltan cámaras en la calle, cuando todo el mundo llevamos una cámara en el bolsillo, pues… de alguna manera, la pregunta se responde por sí sola porque las hay por doquier. Y, cuando no hay cámaras, hay móviles. Es curioso como esta sociedad ha evolucionado de la solidaridad para la ayuda o para prevenir un delito a realizar una grabación con una cámara de los propios delitos. Pienso que en las calles ya hay suficientes cámaras, pero el uso de las cámaras de particulares debería de ser hacia un uso más solidario.

Uno de los Cuerpos de Seguridad del Estado que menos se conoce es el de prisiones. ¿Qué relación mantienen con ellos el resto?

Sí, los funcionarios de prisiones son los más desconocidos. Son los que están directamente, a diario, con los delincuentes. Y, en muchos casos, delincuentes muy peligrosos. Sufren agresiones continuamente y entiendo que deba revisarse su situación actual. Ya no solo en cuanto a dotación de medios (y, para ello, debería realizarse un estudio de los medios adecuados dentro de cada prisión, puesto que es un tema muy delicado) también, creo, económicamente deberían recibir unas mayores retribuciones. Se les debería de cuidar más porque, realmente, su trabajo es muy delicado y muy peligroso y creo que están un poco escondidos dentro de esas cárceles. La sociedad debería de pensar más en este tipo de funcionario público que ejercen una función tan difícil y, a veces, con tan pocos medios.

Las RRSS han supuesto un reto para la PN, pero… ¿las agradecen en algún punto o resultan demasiada faena? ¿Consideras que el control parental debería de estar decretado por ley?

Las redes sociales han supuesto, claramente, un avance a nivel social. Hoy en día, toda la información nos llega a través de RRSS. Como ya comentaba anteriormente, tenemos dos vidas: la física y la virtual y ésta está casi totalmente centrada en las RRSS. Entiendo que debería avanzarse no en el control de las RRSS, pero sí en la prevención. De alguna manera, las empresas que obtienen grandes beneficios a través de esas RRSS deberían facilitar mucho más la labor policial por los auténticos delincuentes que se mueven en ellas. Necesitamos identificar a toda persona que, de forma anónima, se introduce en ellas para delinquir realizando desde injurias hasta delitos relativos a la difusión de imágenes pornográficas o estafas… Que existan tantas posibilidades para los delincuentes nos demuestra que la prevención no está conseguida en las RRSS. Hay una función legislativa pendiente que quizás deba abarcarse de una vez por todas. Necesitamos una mayor participación de las grandes empresas en las labores de control de la delincuencia en sus plataformas. Y una mayor fiscalización del estado sobre esas grandes empresas y no solo en esa labor de prevención de la delincuencia en RRSS.

Que existan tantas posibilidades para los delincuentes nos demuestra que la prevención no está conseguida en las RRSS. Hay una función legislativa pendiente que quizás deba abarcarse de una vez por todas.

Serafín Giraldo

¿Sería positivo un partido político liderado por los Cuerpos de Seguridad del Estado?

Tengo entendido que ya hay un partido político creado por un policía jubilado. Con él quiere movilizar a los policías, a los funcionarios de prisiones y a la Guardia Civil de cara a la defensa de sus oportunos intereses.

Entiendo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben estar al margen de la política. No veo procedente que un policía en activo pueda fundar un partido. Lo que sí veo procedente, y me parece legítimo, es que un policía jubilado o que no se encuentre en activo pueda realizar cualquier tipo de asociación, de organización. Si la ley lo permite, desde luego no seré yo quien vaya a señalarlo. Pero, en activo, reitero, no porque los policías servimos a la sociedad y a todos los partidos políticos.

¿Tienes varios libros? ¿Son dirigidos exclusivamente un consumo especializado?

Sí, creo que tengo 14 o 15 libros escritos y editados en diferentes editoriales: en Punto Rojo, en DyckinsonAranzadi. Es mi hobby, es mi ilusión, y están dirigidos a todos los públicos. Hablan de la ley orgánica de protección y seguridad ciudadana, hablan de derecho penal y de derecho administrativo. Siempre enfocados desde el ámbito policial. Me gusta mucho estudiar y formarme. Ahora mismo, estoy haciendo el doctorado en formación jurídica en una universidad pública. Y, bueno… mis libros son una pasión que disfruto con total humildad.

¿Tienes algún proyecto pendiente?

Tengo, ahora mismo, tres proyectos pendientes: el primero es acabar un capítulo para una novela negra, el segundo es acabar el doctorado (que espero terminar en junio del año que viene, en 2022) y, además, estoy intentando un ascenso dentro del Cuerpo Nacional de Policía. Por otra parte, tengo el proyecto de www.h50.es que es un periódico digital… En definitiva, mi agenda diaria está muy completa. Pero, mi proyecto más inmediato es acabar el libro y el doctorado en la Universidad de Valladolid en la especialidad de Formación de Área Jurídica y prepararme para el próximo ascenso. La verdad es que consumo las horas del día trabajando y estudiando.

¿Te llevan la agenda o es capaz de gestionar tu tiempo agenda en mano?

Hace apenas dos días, un amigo me hizo una pregunta porque se asustó de la cantidad de cosas que llevaba a cabo. La pregunta era si podía estar pendiente de tantas cosas y yo le contesté que son las cosas las que tienen que estar pendientes de mí. Yo creo que una persona puede desarrollarse, hacer las cosas que desee. Lo que tienes es que tener ilusión en hacerlas. Y a mí me apasiona lo que hago, me encanta lo que hago y, por tanto, no me cuesta hacerlo. Bien es verdad que, luego, cuando termino por las noches, a las doce o a la una de la mañana, que es cuando suelo acostarme y me suelo levantar a las 6 de la mañana, pienso en la cantidad de cosas que hay. Pero, la verdad es que no me cuesta trabajo hacerlas porque me gusta hacerlas.

Por cierto, para mí es básico irme por la mañana pronto al gimnasio. Necesito hacer media hora de deporte: es lo que me da mucha vitalidad para funcionar durante todo el día. Y no miro lo que he hecho, siempre miro lo que me queda por hacer.

¿Hay algo que te gustaría mencionar en algún lugar público que aún no hayas tenido la ocasión de contestar?

No.

¿Qué ves como tu futuro? ¿La presidencia del diario H50, tus tareas de inspector… felizmente retirado?

Para mí, es sencillo contestar esta pregunta. Pienso que hay tres parámetros que tienen que definir la vida de una persona: uno es la educación, otro es la humildad y otro es la elegancia. Yo, en el futuro, no me veo jubilado, me veo trabajando y me veo intentando cumplir siempre esos tres parámetros. E insisto: no es lo que hecho, es lo que me queda por hacer. Y aún me quedan muchísimas, muchísimas cosas por hacer.

Pienso que hay tres parámetros que tienen que definir la vida de una persona: uno es la educación, otro es la humildad y otro es la elegancia.

Serafín Giraldo | Inspector de Policía

Entrevista a Serafín Giraldo | Inspector de Policía
Por Carmen Nikol


Últimas publicaciones en Entrevisttas.com

Publicado por Entrevisttas.com

Entrevisttas.com comienza su andadura sin ánimo de lucro, como el blog personal de Carmen Nikol. Se nutre, principalmente, de entrevistas y artículos realizados por ella misma y por algunos colaboradores. Con el tiempo, desarrolla su sistema de colaboraciones con autores de renombre en diferentes materias como las ciencias, el derecho, la investigación, el deporte... Y busca constituirse como una revista. ¿Quieres colaborar? No dudes en contactar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: